La “madre” del maní es argentina, según un estudio

Compartimos la nota publicada en el diario La Voz del Interior, el pasado 1 de mayo de 2019.

La “madre” del maní es argentina, según un estudio

Una colaboración científica internacional logró secuenciar el genoma de esta semilla muy cultivada en Córdoba. Participaron investigadores de Conicet y se utilizó germoplasma de Inta-Manfredi.

El estudio, publicado este miércoles en la revista Nature Genetics, demuestra que esta popular semilla surgió a partir de la hibridación de dos poblaciones originarias de América del Sur. Una de ellas es de Argentina.

Del trabajo participaron investigadores de EE.UU., Argentina, China, India, Japón y Francia

Se utilizaron diversas tecnologías de secuenciación para obtener la información completa del genoma con una calidad sin precedentes.

La secuenciación de múltiples razas antiguas y de materiales silvestres permitió identificar que el parental materno del maní es originario de la región del noroeste argentino, más precisamente de Salta.

“Los resultados determinaron que se originó en un evento único de hibridación y duplicación cromosómica que se remonta a unos 10 mil años”, comentó Sebastián Samoluk, investigador del Conicet y uno de los autores del trabajo.

El estudio permitió revelar los mecanismos genéticos que han hecho que el maní sea tan diverso y pueda presentar diferentes características en los hábitos de crecimiento de las plantas, el color de las flores, el tamaño y la forma de las semillas.

Genética clave

“La secuenciación del genoma nos permite investigar la arquitectura genética del maní. Tenemos el catálogo de los genes en su contexto cromosómico, lo que tiene un enorme potencial para el desarrollo de proyectos de mejoramiento genético que permitan, por ejemplo, obtener variedades tolerantes a distintas enfermedades, a la sequía o con mejor proporción de ácidos grasos”, destaca Guillermo Seijo, uno de los autores del trabajo.

Seijo, al igual que Samoluk, son investigadores de Conicet Nordeste y de la Universidad Nacional del Nordeste.

Para este trabajo, se tomaron como referencia dos estudios realizados por estos científicos argentinos en 2004 y 2012.

El nuevo estudio determinó que la población de Arachis duranensis que vive en la localidad salteña de Río Seco es, entre los representantes modernos de la especie, la que presenta mayores probabilidades de haber actuado como donante del subgenoma “A”, la “madre”.

“Padre” boliviano

El trabajo también determinó cuál es el “padre” de la especie domesticada. Se trata de Arachis ipaensis, asociada a una pequeña población relictual del sur de Bolivia. Esta variedad habría sido transportada desde el norte de ese país.

Trabajo mundial

Para este trabajo se analizaron más de 200 variedades de maní de todo el mundo y decenas de poblaciones silvestres.

Los investigadores utilizaron las últimas tecnologías para producir una secuencia que consiste en más de dos mil quinientos millones de pares de bases de ADN dispuestos en veinte pares de cromosomas.

El genoma del maní es casi tan largo como el de los seres humanos.

La Estación Experimental Agropecuaria Manfredi (Córdoba) del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) aportó parte del germoplasma analizado.

“Haber participado de la secuenciación del genoma del maní nos mantiene posicionados internacionalmente y nos permite dimensionar la importancia que tiene el trabajo que hacemos desde esta región del país”, concluyó Seijo.

Fuente: La Voz del Interior

ENTIDADES AFINES
MIEMBROS