Maní y cultivos de cobertura, otra sociedad que promete | Clarín

Compartimos el artículo publicado el día 29 de noviembre de 2020, en diario Clarín Rural por Lucas Villamil.

 

Maní y cultivos de cobertura, otra sociedad que promete

El asesor cordobés Lucas Andreoni contó los beneficios para el sistema de hacer centeno antes de la siembra de maní.

Estamos teniendo unos lotes muy limpios de malezas, ha mejorado muchísimo la estructura de la planta en los primeros centímetros -algo fundamental para el maní-, y la sanidad se ve muy bien porque el cultivo no está afectado por los herbicidas preemergentes”, explica, y agrega que a pesar de ser un año muy seco -desde abril llovieron solo 45 milímetros- el rastrojo del centeno generó una buena infiltración por lo que se mantiene muy bien la humedad. “El suelo es una esponja y para el maní será muy fácil clavar la flor”, ilustra.

Luego detalla que el único ajuste de manejo que tuvo que hacer fue atrasar 15 días la siembra, “porque al maní le gusta el calor para nacer, y cuando hay cobertura el suelo está más frío”.

Experiencias similares con girasol y con sorgo ya le están dando muy buenos resultados al asesor, quien analiza religiosamente la estructura y los contenidos de carbono y materia orgánica de los suelos que trabaja. Andreoni remarca que la idea es no solo pensar en el maní sino en una intensificación del sistema que permita una regeneración más rápida de los suelos. “La secuencia sería hacer trigo u otro cultivo de servicio apenas se cosecha el maní, y después maíz tardío”. De esta manera, asegura, se revierten los problemas generados durante la recolección de la leguminosa.

Fuente: Clarín Rural